A+ A A-

Celebrada la conferencia sobre Antropología Forense en el Salón de Actos

Sylvia A. Jiménez-Brobeil y Francisco de Asís López Sánchez, del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada junto al Presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero Sylvia A. Jiménez-Brobeil y Francisco de Asís López Sánchez, del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada junto al Presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero

 El Ateneo acogió el martes 25 de marzo la conferencia titulada LA ANTROPOLOGÍA FORENSE FRENTE A LAS FALSIFICACIONES DE LA HISTORIA. EL CASO DEL REY PEDRO EL CRUEL, a cargo de Sylvia A. Jiménez-Brobeil y Francisco de Asís López Sánchez, del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada

La ponencia tuvo lugar en el Salón de Actos del Ateneo de Sevilla.

 

Resumen de la conferencia por los autores,  Sylvia A. Jiménez-Brobeil y Francisco de Asís López Sánchez:

 

En la conferencia celebrada en la tarde del 25 de marzo, se procedió a la presentación de las conclusiones del trabajo realizado en septiembre del 2012, por parte de dos miembros del laboratorio de Antropología Forense de la Universidad de Granada. En ella se realizo un repaso de los personajes históricos que yacen en la cripta de la Real Capilla de Sevilla.


 Y partiendo de los datos históricos que sabemos de los diversos personajes, se procedió a la identificación de sus esqueletos, identificación que se realiza positivamente, relacionando los restos con los personajes históricos.
 En cuanto al estudio antropológico se resaltó la importancia que tiene el cráneo de Dª: María de Padilla, que presenta una deformación anular oblicua y un perfil prognato de su cara, resultando una cara muy parecida a la del famoso busto de Nefertiti. Esto se debería probablemente al uso de gorros o tocados muy aprietos durante los primeros meses de vida. Resulta el primer cráneo que con esa deformación aparece en la península Ibérica. El mismo estudio ha demostrado que la estatura de la reina es de 157 cm lo que la encaja en una talla media para la época que se está estudiando y la aleja mucho de la figura de mujer baja que nos ha legado la historia.
 En cuanto a la figura principal que es la del Rey Don Pedro I, destaca que frente a las teorías que lo convertían en un enfermo mental desde la infancia, y que fueron muy aceptadas, en el presente estudio se ha demostrado que el rey era un sujeto normal sin ninguna alteración patológica craneal y que además su cuerpo presenta un desarrollo muscular muy destacado.
 Sus restos no presentan ninguna lesión en las rodillas, pero sí una factura de tibia y peroné izquierdos que está perfectamente consolidada lo que indica una curación de la misma en vida. Esto tal vez produjera una ligera cojera que sería sonora en el momento en que D. Pedro llevara puesta su armadura. Se destaca también que la famosa diferencia en la mediciones anteriores de la tibias se debe a que las tibias consideradas del rey eran de otro individuo mientras que las suyas aparecieron en la caja con los huesos de otro personaje.
 Viniendo finalmente a reivindicar la figura del rey D. Pedro como un hombre de su tiempo que tiene que enfrentarse a las circunstancias adversas de su reinado, y a las traiciones de la nobleza, lo que junto a su educación que tiene la base en el libro “De Regimine Principum” de Egidio Romano, lo hace ser un precursor de los Reyes Católicos y el dominio de la nobleza bajo la corona. Sin que por ello tenga que ser presentado como un enfermo sanguinario, sino como un hombre del momento histórico que le toco vivir.

 

© Excmo. Ateneo de Sevilla, Calle Orfila, 7 - 41003 Sevilla / Diseño y desarrollo SAMTEK - Mapa del Sitio - Aviso Legal

Identificarse or Registrarse

LOG IN